Terminología básica

Antes de examinar los conceptos, técnicas y prácticas relacionadas con el proceso de preparación de presupuestos de capital, es necesario explicar cierta terminología básica.

Proyectos independientes y proyectos mutuamente excluyentes

Los dos tipos más comunes de proyectos son:

1) los independientes y
2) los mutuamente excluyentes.

Los proyectos independientes son aquéllos cuyos flujos de efectivo no se relacionan o son independientes unos de otros; la aceptación de uno no evita que los demás sean tomados en cuenta.

Si una empresa posee fondos ilimitados para invertir, se pueden ejecutar todos los proyectos independientes que cumplan el criterio de aceptación mínimo.

Por ejemplo, una empresa con fondos ilimitados podría tener tres proyectos independientes aceptables:

1) la instalación de aire acondicionado en las instalaciones,
2) la adquisición de una pequeña empresa proveedora y
3) la compra de un nuevo equipo de computación.

Desde luego, la aceptación de cualquiera de estos proyectos no evita que los demás sean tomados en consideración, ya que los tres podrían llevarse a cabo.

Los proyectos mutuamente excluyentes son aquéllos que tienen la misma función y, por tanto, compiten entre sí.

La aceptación de un proyecto de un grupo de proyectos mutuamente excluyentes elimina a todos los demás proyectos del grupo de ser tomados en consideración.

Por ejemplo, una empresa que necesita incrementar su capacidad de producción podría lograrlo mediante:

1) la expansión de sus instalaciones,
2) la adquisición de otra empresa o
3) la negociación con otra empresa para aumentar la producción.

Por supuesto, la aceptación de uno de los proyectos elimina la necesidad de los otros.

Fondos ilimitados y racionamiento del capital

La disponibilidad de fondos para gastos de capital afecta las decisiones de la empresa. Si una empresa posee fondos ilimitados para invertir, es muy sencilla la toma de decisiones para la preparación de presupuestos de capital: son aceptables todos los proyectos independientes que proporcionen rendimientos por arriba de un nivel previamente determinado.

Sin embargo, generalmente las empresas no se encuentran en esa situación, sino que operan en una condición de racionamiento del capital. Esto significa que sólo cuentan con una cantidad fija disponible para gastos de capital y que muchos proyectos competirán por esos recursos.

Por tanto, la empresa debe racionar sus fondos para asignarlos a proyectos que maximicen el valor de las acciones.

Procedimientos de aceptación y rechazo y procedimientos de clasificación

Existen dos procedimientos básicos para la toma de decisiones en la preparación de presupuestos de capital.

El procedimiento de aceptación y rechazo implica la evaluación de las propuestas de gastos de capital para determinar si cumplen el criterio de aceptación mínimo de la empresa.

Se utiliza cuando la empresa posee fondos ilimitados, como un paso preliminar de la evaluación de proyectos mutuamente excluyentes, o en una situación en la que debe racionarse el capital. En estos casos, sólo deben considerarse los proyectos aceptables.

El segundo método, el procedimiento de clasificación, ordena los proyectos con base en alguna medida previamente determinada, como la tasa de rendimiento.

El proyecto con el rendimiento más alto se clasifica en primer lugar y el proyecto con el rendimiento más bajo se clasifica en último lugar; sólo se clasifican los proyectos aceptables.

Este procedimiento es útil para seleccionar al “mejor” de un grupo de proyectos mutuamente excluyentes y en la evaluación de proyectos con perspectiva al racionamiento del capital.

Patrones convencional y no convencional de flujos de efectivo

Los patrones de flujos de efectivo relacionados con los proyectos de inversión de capital se clasifican en convencionales y no convencionales. Un patrón convencional de flujo de efectivo consiste en una salida inicial seguida sólo por una serie de entradas.

Por ejemplo, una empresa podría gastar $10,000 hoy y como resultado esperaría recibir entradas de efectivo anuales equitativas de $2,000 cada año durante los próximos 8 años.

Un patrón no convencional de flujo de efectivo es aquél en el que una salida inicial no es seguida sólo por una serie de entradas; por ejemplo, la compra de una máquina que requiere una salida de efectivo inicial de $20,000 y genera entradas de efectivo de $5,000 al año durante cuatro años.

En el quinto año después de la compra,se requiere una salida de efectivo de $8,000 para revisar la máquina, después de lo cual genera entradas de efectivo de $5,000 al año durante cinco años. Este patrón no convencionales ilustra en la línea de tiempo.

Con frecuencia surgen dificultades en la evaluación de proyectos con patrones no convencionales de flujo de efectivo. Los análisis presentados en el resto de este capítulo y en el siguiente se limitan, por tanto, a la evaluación de los patrones convencionales.

Anualidad y flujos de efectivo de corriente mixta

Como se señaló, una anualidad es una corriente de flujos de efectivo anuales equitativos. Una serie de flujos de efectivo que exhibe cualquier patrón distinto al de una anualidad es una corriente mixta de flujos de efectivo.

Las entradas de efectivo de $2,000 al año (durante ocho años), son las entradas de una anualidad, en tanto que el patrón desigual de entradas representa una corriente mixta.

Como se destaca, las técnicas del valor del dinero en el tiempo son mucho más fáciles de aplicar cuando el patrón de los flujos de efectivo es una anualidad.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG