Técnicas y procedimientos de análisis de datos

Como técnicas y procedimientos de análisis de datos suelen utilizarse: protocolos de observación, análisis de contenido de diarios, notas de campo y registros, tablas de frecuencias, perfiles, porcentajes, representaciones gráficas, matrices descriptivas, etc.

A través de estos procedimientos se busca una reducción de los datos, a fin de presentarlos al grupo con más facilidad y rigor.

Constituye un primer intento de buscar las unidades de análisis de los datos. Es frecuente que surja la pregunta: ¿Tenemos datos suficientes sobre el problema? ¿Cuáles precisamos? ¿Cuáles nos sobran? ¿Responden a nuestras hipótesis? ¿Nos sorprenden? En general, conviene hacer un esfuerzo por precisar los datos de forma gráfica.

De este modo se transmite mejor el mensaje, que se puede representar con un carácter más preciso, relevante y objetivo. Para muchos estudios en los que se aplica la observación, aunque mayormente para las encuestas, la herramienta o instrumento para la recolección de datos de mayor importancia lo es sin duda el cuestionario.

Es por ello que a continuación se dará una visión lo mas completa posible acerca de cómo elaborar el tipo de cuestionario que más convenga a las necesidades de la información que se requiere para la toma de decisiones en diferentes campos de la actividad de una empresa.

Una encuesta es tan adecuada como las preguntas que formula. Cada etapa es importante en el proceso interdependiente de la investigación.

Sin embargo, una encuesta de investigación de mercados o de otro tipo es tan adecuada como las preguntas que formula.

Es fácil pasar por alto la importancia de la redacción de las preguntas, pero el diseño de cuestionarios es una de las etapas más criticas en el proceso de investigación con encuestas. “Un buen cuestionario parece ser tan difícil de componer como un poema”.

El producto final deberá verse como si estuviera escrito con el menor esfuerzo por un niño inspirado, pero casi siempre es el resultado de un trabajo arduo.

Algunas personas de negocios, sin experiencia en la investigación, a menudo creen que elaborar un cuestionario es una tarea fácil.

Los investigadores principiantes encuentran sencillo redactar cuestionarios cortos en unas cuantas horas. Por desgracia, los principiantes que piensan que el sentido común y el buen uso de la gramática es lo único que necesitan para elaborar un cuestionario generalmente aprenden que sus esfuerzos son inadecuados.

Aunque el sentido común y la gramática son importantes en la redacción de los cuestionarios, el arte de diseñarlos requiere mucho más. Suponer que las personas comprenderán una pregunta es un error común.

Es probable que los entrevistados no sepan qué se les pregunta y que no estén conscientes del problema, situación, producto o servicio de interés. Quizá confundan el tema con otro o la pregunta no signifique lo mismo para todos.

Por último, pueden negarse a responder las preguntas personales. No obstante, es posible minimizar la mayor parte de los problemas si un investigador hábil redacta el cuestionario.

Fuente: Apunte Elaboración y evaluación de proyectos de la Unideg