Consumidores personales y organizacionales

Con frecuencia se utiliza el término consumidor para describir dos diferentes clases de consumidores:

El consumidor personal compra bienes y servicios para uso propio (por ejemplo: gel, desodorante, ropa etc…), para uso de su hogar (un horno de microondas). En cada uno de estos contextos, los bienes se compran para uso final de los individuos, que se consideran “usuarios finales” o últimos consumidores.

La segunda categoría de consumidores son los consumidores organizacionales, que incluyen organismos lucrativos y no lucrativos, oficinas de gobierno (municipales, estatales y federales), instituciones (por ejemplo: escuelas y hospitales), ya que todas deben comprar productos, equipo y servicios para poder operar.

Las empresas industriales deben comprar las materias primas y otro componentes que sean necesarios para fabricar y vender sus productos; las empresas de servicios deber comprar el equipo necesario para ofrecer los servicios que venden; las oficinas de gobierno deben comprar los artículos que requieren para realizar sus actividades; y las instituciones deben comprar los materiales que necesitan para mantenerse a sí mismas y a su población.

Fuente: Apunte de la materia Psicología del Consumidor de la Unideg