Mantenimiento programado para las bombas hidráulicas

Temas TOP
- Fármacos de uso común empleados en la hepatitis alcohólica
- El transporte marítimo y fluvial en la revolución industrial
- Clasificación de las cardiopatías congénitas
- Evolución de los animales
- La erosión: pérdida del suelo
- Estrategia 33. Dejar que el espía siembre la discordia en su propio campo

Estos dos tipos de mantenimiento programado son el mantenimiento preventivo y el mantenimiento predictivo. Cada uno cuenta con sus propias características y su propia finalidad, dando al dueño o al encargado de la distribución de agua en el edificio tiempo para planear y ejecutar. Ambos tipos de mantenimiento programado, el preventivo y el predictivo, se basan en revisiones periódicas previstas a los equipos, pero tienen una gran diferenciación: los medios que se utilizan para las revisiones y la frecuencia con que se realizan.

Para el mantenimiento preventivo se realiza una orden de trabajo que una bomba hidráulica se saque de servicio, se desacople, se desarme, se examinen sus rodamientos, el eje, el impulsor, los anillos de desgaste, la carcaza, el acople y muchos elementos más. Tal como en una revisión anual.

En el caso del mantenimiento predictivo, se saca una orden bimestral, solicitando observar la bomba en operaciones normales, comprobar la temperatura de los rodamientos tanto en la bomba como en el motor, hacer un análisis de vibraciones en cada apoyo de los elementos en rotación, observar el desempeño de la bomba respecto a la curva de rendimiento y caballaje, y observar si existen posibles fugas.

De esta revisión se obtiene el estado de los rodamientos, el alineamiento del eje, el posible desbalanceo del impulsor debido a desgastes internos, o posibles torceduras en el eje de la bomba.

Para este mantenimiento predictivo se saca la bomba de servicio media hora, se drena y se hace la medición con un equipo de ultrasonido, pudiéndose reanudar la operación inmediatamente.