El arte de domar leones

Temas TOP
- Cómo funciona el examen de audición
- Selección de archivos en Windows
- Artesanías de Campeche
- Principales aportaciones de la revolución industrial
- ¿Qué deberían incluir las instrucciones?
- Tipos de emociones y funciones

Para convertirse en un buen domador primero es necesario entender a los leones. Lo más importante que hay que recordar sobre los leones, incluyendo los de la oficina, es que suelen tomar una simple e instintiva decisión apenas ven a un ser viviente, bien sea una presa (que se comerá), el enemigo (que matará) o alguien a quien ignoren (que será tratado con arrogancia).

En el mundo salvaje, pertenecer a esta tercera categoría es lo más seguro; sin embargo, en la oficina puede ser una situación más desafiante, y puede llegar a ser mortal para el domador.

El número de accidentes que sufre un domador de leones depende de la atención que les ponga a los leones. Esto es igual en la oficina. Identificar los leones en la oficina y convertirse en un domador es muy importante para lograr la distancia emocional e intelectual necesarias para tener éxito.

Para domesticar leones es necesario ser muy disciplinado. Para controlar un león es necesario que primero seamos capaces de controlarnos a nosotros mismos y de reaccionar intuitivamente en una serie de situaciones.

Los leones no son capaces de fijar su atención en algo durante mucho tiempo, así que hay poco espacio para el error.

Para ser un buen domador es preciso llamar la atención del león y luego decir rápidamente lo que tengamos que decir. Los leones son muy impacientes.

El domador siempre debe entender las motivaciones del león y, a la vez, respetarlo. Deben estudiar al león hasta llegar a pensar como uno. Algunos consejos para domar leones son:

- Respete, estudie y entienda las características del leon.
- Reconozca las fortalezas, debilidades e idiosincrasias de cada león.
- Acérquese al león con la intención de que este se acerque a usted.
- Establezca su reputación, presencia y credibilidad.
- Gánese la atención del león.
- Procure que el león sea exitoso de muchas maneras.
- Procure que el león parezca poderoso frente a otros leones.
- Minimice o acabe con las características negativas.

Es sencillo ver cómo esta lista puede mejorar su relación con los leones en el trabajo, pero, por ejemplo, ¿cómo lograr confianza mutua y respeto?:

- No saque nada a relucir hasta que no conozca por completo al león.
- Trate de crear una buena impresión conociendo primero al león: los verdaderos domadores comienzan por sentarse fuera de la jaula. Esto permite que los leones se acostumbren al domador sin amenazas, y que el domador comience a ver a cada león.
- Descubra qué los enoja y qué es importante para ellos: ¿qué están tratando de hacer? Ayúdelos.
- No se tire usted mismo al león: gánese su atención, involúcrese intelectual y emocionalmente y recuerde siempre que su tarea es presentar el león, no que el león lo presente a usted.

Los domadores saben que una cierta dosis de temor los mantendrá con vida y evitará que cometan errores fatales. Pero el coraje es lo que permite que el domador no salga corriendo (lo que también sería un error fatal).

Por lo general, los implementos de un domador son el látigo y la silla. Estos implementos son de suma importancia porque:

- Hacen que el domador se vea más grande de lo que es.
- Permiten que el domador tenga mayor alcance, lo que le permite mantenerse a una distancia prudencial.
- Funcionan a veces como un escudo.
- Proyectan la presencia y personalidad del domador.