Composición corporal

Temas TOP
- Tablas
- El pene
- ¿Cómo se toman los termogénicos?
- Clasificación en los métodos de recopilación de información
- Cómo obtener más y mejores ideas
- El administrador de recursos humanos como líder en la gestión del conocimiento del talento

Contenido: Concepto. Las medidas y valores. Limitaciones de la composición corporal. Qué métodos se usan.

Objetivo: Al finalizar la competencia describirá los fundamentos teóricos de la composición corporal, sin error.

Concepto

La composición corporal es un método para determinar la efectividad de la dieta en el desarrollo muscular de una persona o en la pérdida de grasa. La composición corporal recoge el estudio del cuerpo humano mediante medidas y evaluaciones de tamaño, forma, proporcionalidad, composición, maduración biológica y funciones corporales.

Su finalidad es entender los procesos implicados en el crecimiento, la nutrición y el rendimiento deportivo, o de la efectividad de la dieta en la pérdida proporcionada y saludable de grasa corporal y en la regulación de los líquidos corporales.

Las medidas y valores

La definición de obesidad basada en el Índice de Masa Corporal (IMC), que solo tiene en cuenta la altura y el peso, es cuestionada por insuficiente como herramienta de diagnóstico y como elemento de evaluación durante la terapia de un problema de peso o de crecimiento. El IMC tiene el peso y la estimación de la masa grasa (MG) como principal objetivo, pero el consenso actual manifiesta la necesidad de considerar, tanto o más que la MG, la masa muscular (MM), la masa ósea (MO), sin olvidar el principal componente del cuerpo humano, el agua.

Todo ello permite valorar la situación nutricional real de una persona, y los resultados antropométricos determinan las necesidades energéticas y nutricionales, lo que llevan a pautar una eficaz nutrición y el entrenamiento óptimo. Esto es posible si el análisis antropométrico evalúa la estructura del cuerpo en su totalidad y cambios que ocurren como resultado de situaciones fisiológicas o patológicas o que son solo el resultado de la edad, sexo y estilo de vida.

Los datos que ofrece un completo análisis de la composición corporal se centran en el estudio de diferentes partes del cuerpo humano y la medida de la presencia de agua corporal total, masa grasa, masa magra, minerales del hueso y masa celular corporal. Los resultados antropométricos conducen a conocer las necesidades energéticas reales en el tiempo y las situaciones concretas, lo que dicta una correcta nutrición y pauta el entrenamiento correcto.

Limitaciones de la composición corporal

El análisis de la composición corporal evita conclusiones que pertenecen más a divulgación popular que a la científica. La supuesta pesadez de huesos, músculos secos o la imposibilidad de pérdida de grasa son tres ejemplos de ignorancia. Si bien en términos generales la masa total de lípidos se presenta como promedio en hombres y mujeres entre el 23 y 27% del peso corporal total; o se calcula que en los hombres, el 60% de su peso es agua corporal y el 50% en las mujeres, son solo cifras estimativas que no pueden singularizarse.

La composición corporal es individual y además varía a lo largo de la vida. También responde al grado de salud de cada persona, aunque sí es verdad que si se detectan valores que no entran en la horquilla habitual puede interpretarse como una señal de alarma.

Qué métodos se usan

Importancia del diagnóstico para determinar la composición corporal

La importancia de la homeostasis o metabolismo celular de seres vivos es el gran reto del siglo XXI. Se trata de disponer de métodos o aparatos de Bioimpedancia (BIA) que permitan valorar el agua intra y extracelular. De esta manera, se logra medir y valorar los diferentes “compartimentos corporales” similares en que está dividido el cuerpo humano.

Realizar una evaluación correcta y completa de la composición corporal que permite estimar con exactitud la cantidad de grasa, agua, masa magra, e incluso masa ósea, que se obtiene mediante métodos clínicos más precisos, como la impedancia bioeléctrica. Las mediciones se basan en el hecho de que los tejidos como músculos y sangre contienen altos niveles de agua y electrolitos y, por tanto, actúan como conductores de una señal eléctrica. El tejido graso es, menos acuoso y ofrece resistencia al paso de la señal eléctrica. El aumento de los valores de impedancia se corresponde por tanto, a niveles más altos de grasa corporal.

Fuente: Consumer.es