Fumigar la casa


Contenido: Introducción. Antes. Durante. Después. Equipos y productos para fumigar.

Introducción

Al momento de mudarse a un nuevo hogar siempre es una buena idea la de fumigar, para así eliminar cualquier tipo de plagas y exterminar la posible existencia de hormigas, cucarachas, pulgas, termitas, ratones, ratas, moscas y todo tipo de insectos y roedores.

Igualmente hay que tener en cuenta que hay ciertos productos de fumigación que son específicos para el control de plagas y combatir exclusivamente ese tipo.

Para fumigar se pueden conseguir ciertos insecticidas, raticidas o fungicidas para hacerlo uno mismo o se puede contratar empresas de fumigación que se dedican exclusivamente a esos servicios y tienen equipos profesionales para hacerlo a fondo.

Al aplicar estos productos se deben tomar ciertas medidas de seguridad como máscaras y guantes de protección para evitar el contacto directo con estos químicos.

La máscara es fundamental para no inhalar la “fosfina” , sustancia también conocida como hidrógeno fosforado o fosfuro de hidrógeno, que es un gas incoloro que posee un olor muy fuerte.

La fosfina solamente se puede inhalar en pequeñas proporciones al momento de fumigar, ya que su exceso puede ser muy perjudicial para la salud, provocando síntomas como vómitos, mareos, bronquitis y en casos muy graves generar convulsiones.

Al fumigar se debe hacer con responsabilidad, considerando que se están manejando materiales tóxicos, por eso si la tarea es grande es mejor delegarlo a las empresas que se dedican a ello y tienen la experiencia y las herramientas adecuadas.

Antes

  • Analiza y compara varias opciones.
  • Prefiere establecimientos con licencia sanitaria y contrato de adhesión registrado ante Profeco.
  • La empresa debe visitar previamente la vivienda para identificar el nivel de infestación y su origen. Además podrá definir el tipo de técnica, plaguicida y número de aplicaciones.
  • Pregunta sobre qué objetos requieren protegerse antes del servicio. Retira o guarda alimentos, juguetes, ropa y utensilios de cocina, entre otras cosas.
  • Las mascotas son muy sensibles a los plaguicidas, trata de tapar peceras y sacar animales domésticos, así como sus alimentos y accesorios.
  • Realiza la limpieza de tu vivienda. Una vez que se haya aplicado el producto, no se recomienda hasta después de 24 horas.
  • Evita mover los muebles u objetos para no propagar plagas.
  • Pregunta si puedes estar presente al realizar el servicio o cuánto tiempo después puedes ingresar.
  • Investiga los plazos, cobros, exclusiones y penalizaciones a las que te sujetarás en determinado caso.
  • Durante

  • Solicita que se identifiquen como parte de la empresa contratada.
  • Deben contar con equipo de seguridad: overol, guantes, mascarilla, casco, googles.
  • Si vas a estar presente, sigue las indicaciones del personal.
  • Después

  • Deben entregarte un reporte con tipo de plaga, producto utilizado, dosis, nivel de toxicidad, antídoto en caso de intoxicación, recomendaciones y los datos del técnico que realizó el servicio.
  • Solicita la factura o recibo por el servicio realizado. Consérvalo para posibles aclaraciones.
  • Equipos y productos para fumigar

    Hay que tener en cuenta que luego de fumigar no se puede ingresar al lugar por unas cuantas horas, por lo que hay que hacerlo con bastante tiempo de antelación a la mudanza, ya que los gases que se emiten son muy tóxicos.

    La importancia de exterminar a través de las fumigaciones es por un tema de salud, ya que puede ser causal de enfermedades que se transmiten por la presencia de roedores o insectos que estén presentes.

    En el caso que se cuente con mucha madera dentro o fuera de la casa, es aconsejable realizar un control cada cierto período de tiempo para exterminar las termitas que puedan haber, además estos productos que se aplican a la madera la cuidan del deterioro natural por el pasaje del tiempo.

    Hay ciertos lugares que por su ubicación tienden a ser propicios para albergar insectos y otro tipo de plagas, por lo que el fumigar en estos sitios se recomienda se haga al menos una vez por año; sobre todo lugares que tienen en las inmediaciones terrenos abandonados o casas deshabitadas. En el caso de los ratones y las ratas se recomienda hacer una doble fumigación, esto implica fumigar una primera vez y repetirla a los 15 o 20 días ya que estos roedores pueden evitar la primera intervención.

    Fuentes: admx.org/ demudanzas.org