República representativa y democrática

México está constituido como república representativa y democrática, lo que significa que el ejercicio del poder se deposita en personas que son elegidas por el pueblo. La democracia política es una forma de convivencia en la que el Estado y la sociedad protegen los derechos políticos de las mujeres y hombres como ciudadanos; también se constituye en un mecanismo para elegir a los representantes que integrarán los órganos del poder público.

Ciudadano, en su sentido más general, individuo perteneciente a una sociedad política o a un Estado determinados; por extensión, el que debe lealtad al Gobierno del Estado en cuestión y puede exigirle protección. En su sentido más específico, el término ciudadano se aproxima mucho al significado original de la palabra.

En las ciudades-estado de la antigüedad clásica, el término ciudadano no designaba meramente al que residía en una ciudad, sino a un miembro libre del Estado con capacidad de gobierno, al igual que el vocablo latino civitas (del que procede la palabra ‘ciudad’) tampoco se refería tan sólo a un municipio local, sino al Estado en su conjunto.

La forma de organización que tiene México, le confiere a los ciudadanos un papel preponderante: son la base del sistema político democrático.

En la Constitución Mexicana queda asentado que son ciudadanos todas las personas mayores de dieciocho años que cumplan con un conjunto de requisitos legales, como ser mexicano por nacimiento o naturalización, y que tengan además un modo honesto de vivir.

La Constitución establece como derechos de los ciudadanos el poder votar en las elecciones populares; ser votados o electos, para cualquier cargo de elección popular y asociarse para tomar parte en los asuntos políticos del país.

Las obligaciones que se tienen como ciudadanos mexicanos son: inscribirse en los padrones electorales, cumplir con el servicio militar obligatorio, votar en las elecciones populares en el distrito electoral que corresponda, desempeñar los cargos de elección popular, las funciones electorales y las de jurado.

- Directo: El voto se hace de manera personal, nadie puede votar por otro.
- Secreto: Nadie está obligado a decir a otra persona por quién votará o votó.

Los puestos que se desempeñan por elección popular son: presidente de la república, gobernador, senador, diputado –federal y local–, presidente municipal, síndico, regidor y asambleísta (Asamblea de Representantes del Distrito Federal) y recientemente, jefe del gobierno del Distrito Federal.

Las elecciones son organizadas por el Instituto Federal Electoral (IFE); este organismo recientemente se ha constituido como instancia autónoma.

Tiene como funciones: contribuir al desarrollo de la vida democrática; fortalecer el régimen de partidos políticos; integrar el Registro Federal de Electores; garantizar la realización pacífica de las elecciones; y promover y difundir la cultura política.

El proceso electoral se lleva a cabo después de una campaña política, en la cual los aspirantes a ser electos hacen su propaganda ante los ciudadanos, exponen su plataforma política, que es el programa de gobierno que llevarán a cabo en caso de ser favorecidos por el voto.

Generalmente el sistema democrático-representativo se lleva a cabo a través de organismos, que son los partidos políticos; éstos tienen como función específica ofrecer a los ciudadanos un programa de acción política para alcanzar el poder público.

El día de las elecciones, los ciudadanos deben presentarse en las casillas electorales, que cuentan con listas elaboradas por el Instituto Federal Electoral y en las cuales se señala quienes pueden votar en ese lugar.

En las casillas están los funcionarios electorales, representantes de los candidatos y de los partidos; vigilan que el proceso se lleve a cabo dentro de la legalidad.

El ciudadano deposita su voto en una urna, y cerrados los comicios, o sea la elección, se abren las urnas y se cuentan los votos. Los resultados generales determinarán quién ocupa el cargo público. La Cámara de Diputados da fe de la legalidad del proceso, solamente en elecciones federales.