Gobiernos de Juárez y Lerdo de Tejada

El triunfo de la República sobre los grupos conservadores y la intervención francesa se establece en nuestro país una relativa estabilidad política, puesto que cesaron las presiones extrajeras para conquistar a México y concluye el enfretamiento entre los dos proyectos de nación que habían originado las confrontaciones civiles durante casi las cinco primeras décadas de vida independiente de nuestro país.

El gobierno extraordinario de Juárez expidió el 14 de agosto de 1867 la convocatoria para la elecciones de presidente de la República; presidente del Congreso de la Unión y de la Suprema Corte de Justicia. Fue electo como responsable del poder ejecutivo para el periodo 1867-1871 Benito Juárez, y Sebastián Lerdo de Tejada como vicepresidente y presidente de la Suprema Corte de Justicia para el mismo periodo.

Una de las medidas más importantes de Juárez en este periodo fue reducir y organizar el enorme ejército con que se contaba en esos momentos. Tal acción tenía por finalidad controlar políticamente a los caudillos militares que habían surgido durante la guerra de los tres años y la intervención, así como proporcionar a la hacienda mayor presupuesto, puesto que no tendría que pagar los sueldos de la milicia.

Otras medidas del gobierno de Juárez fueron: realizar acciones para llevar a cabo el programa de las Leyes de Reforma y de la Constitución de 1857; expedir una ley de Instrucción Pública, con la cual cancelaba al clero el monopolio de la educación de la niñez y de la juventud; fundó la Escuela Nacional Preparatoria y estableció un programa para el mejoramiento de la enseñanza profesional de la Medicina, Ingeniería y Leyes.

El gobierno de Juárez comenzó a pagar la deuda externa que se había contratado antes de 1858 y durante su gobierno; para ello reinició la expropiación y la venta de los bienes del clero así como de las tierras comunales que se encontraban improductivas, desde el punto de vista capitalista, con la finalidad de obtener ingresos.

En las elecciones de 1871, los candidatos para ocupar el cargo de presidente de la República fueron Juárez; Lerdo de Tejada y el general Díaz, el cual contaba con gran popularidad entre la población. Al no tener ninguno de los candidatos la mayoría absoluta de los votos, el Congreso de la Unión designó nuevamente a Juárez como presidente, lo cual ocasionó que se sublevaran los generales Donato Guerra, Juan N. Méndez, García de la Cadena y Jerónimo Treviño para apoyar al general Díaz, quien en noviembre de 1871 proclamó el “Plan de la Noria”.

El 18 de julio de 1872, debido a una afección cardiaca, fallece en la capital Juárez. Fue nombrado presidente de la República Lerdo de Tejada, quien continuó con las acciones emprendidas por Juárez en los dos últimos periodos. En ese mismo año se celebran nuevas elecciones, donde se confrontan nuevamente para ocupar el cargo del poder ejecutivo, Díaz y Lerdo de Tejada, resultando ganador este último.

Lerdo de Tejada proporcionó el carácter constitucional a las “Leyes de Reforma”. Además, restableció la instancia del Senado como parte integrante del poder legislativo y adoptó una política menos conciliadora que su antecesor con respecto a los grupos religiosos, puesto que prohibió toda manifestación religiosa fuera de los templos y expulsó del país a los jesuítas, y a la congregación de las “Hermanas de la Caridad”. Las anticlericales acciones del gobierno de Lerdo ocasionaron levantamientos armados en el estado de Michoacán, pero fueron sofocados por el ejército.

Lerdo de Tejada no fue vista con agrado por parte de un sector del bando liberal, que al enterase de la intenciones de reelección por parte de éste, iniciaron un levantamiento armado en enero de 1876. Dicha sublevación militar proclamó el “Plan de Tuxtepec”, mediante el cual se desconocía a Lerdo como presidente, reconocían la validez de la Constitución de 1857, así como las “Leyes de Reforma” y proclamaban como jefe de la revolución al general Díaz.

El general Díaz se localizaba en Brownsville, Estados Unidos, donde preparaba un levantamiento armado con la ayuda del general Manuel González. Para mediados de marzo de 1876, Díaz cruzó la frontera y en la localidad de Palo Blanco, Tamps., proclamó un manifiesto en donde se apegaba al “Plan de Tuxtepec”, pero con la cláusula que al triunfar la revolución se organizaría un gobierno interino encargado de realizar elecciones encabezado por él. Después de una serie de fracasos militares, Díaz decide trasladarse hacia Nueva Orleans y de ahí viajar a Veracruz para dirigir la sublevación desde Oaxaca, región en donde contaba con gran apoyo de la población.

Lerdo es elegido presidente nuevamente mediante un fraude electoral, lo cual ocasiona que el presidente de la Suprema Corte, José María Iglesias iniciara una sublevación militar contra Lerdo de Tejada, con lo cual, el gobierno de Lerdo tiene que combatir al mismo tiempo al bando porfirista y a los seguidores de Iglesias.

La batalla de Tecoac, el ejército de Lerdo de Tejada es derrotado por las fuerzas de Díaz y Manuel González. El 19 de noviembre, Díaz toma Puebla y ante el evidente avance de los sublevados, Lerdo renuncia al cargo de presidente y en compañía de varios colaboradores, entre ellos el general Escobedo, se exilian en los Estados Unidos.

En enero de 1877, Díaz dirige la campaña que derrota en Guadalajara a José M. Iglesias, quien se embarca hacia los Estados Unidos. En febrero de 1877, Díaz organiza la elecciones para presidente de la República, en las cuales es el ganador y el 5 de mayo toma posesión del cargo, con lo cual se concluye una fase de la historia de nuestro país para iniciar un periodo denominado el Porfiriato.