Características geográficas del mundo europeo

El continente europeo se localiza en el hemisferio norte y cuenta con una extensión territorial de 10,530,750 km2. Limita al norte con el océano glacial Ártico; al oeste con el océano Atlántico, al sur con los mares Mediterráneo y Negro; al sureste con el mar Caspio y al este u oriente con los montes Urales, que lo separan de Asia.

Europa se considera un continente rico en recursos naturales, donde existen numerosos factores que contribuyen al desarrollo de actividades económicas (especialmente la agricultura).

Uno de estos factores es el marcado contraste del relieve; así tenemos que la parte norte es ocupada principalmente por una enorme llanura: la Gran Llanura Europea, que hace millones de años estaba cubierta por las aguas del mar, razón por la cual se acumularon gran cantidad de sedimentos marinos que en la actualidad han propiciado que sus tierras sean fértiles y se practique la actividad agrícola. Esta llanura se extiende por Francia, Alemania, Dinamarca, Polonia y Finlandia, entre otros países.

Al norte también se localizan varios sistemas montañosos, algunos son tan antiguos que la erosión les ha restado altura, llegando en ocasiones a formar mesetas, entre ellos están: los montes Kiolen, los Grampianos, la meseta de las Ardenas, el Macizo Central, los montes de la Selva Negra y el macizo de Bohemia.

En el sur se ubican, por el contrario, los sistemas montañosos más jóvenes de este continente, por ejemplo: los Pirineos, que se localizan en la frontera de Francia con España; los Alpes situados en la mayor parte de Suiza, oriente de Francia, centro y oriente de Austria y en una pequeña área de Italia; en los Alpes se localiza el Monte Blanco, que con sus 5,000 m. de altura es uno de los picos más altos de Europa; los montes Apeninos que recorren de norte a sur la península Itálica; los Alpes Dinámicos y los montes Cárpatos.

También en este continente se localizan los montes Urales, Cáucaso, Baicanes y los montes o Alpes Escandinavos.

El gran número de entrantes y salientes (penínsulas, bahías y golfos) que tienen las costas de este continente, además de las islas, archipiélagos y mares interiores, han determinado la historia y la cultura de Europa; la naturaleza “marítima” del pueblo europeo los ha llevado a transformar el paisaje natural de su continente, además de explorar y conquistar otros “mundos”.

Por su tamaño, en el litoral europeo sobresalen las siguientes penínsulas: al norte, la Escandinava y la de Jutiandia, rodeadas por el mar del Norte y por el Báltico; y al sur, la Ibérica, la Itálica y la de los Balcanes o Balcánica, las cuales se internan en el mar Mediterráneo.

En cuanto a las islas podemos nombrar las siguientes: Islandia, Gran Bretaña e Irlanda (estas tres son las más grandes de Europa); así como Cerdeña, Cárcega, Sicilia, Creta y Chipre, entre otras.

También son numerosos los mares que rodean a Europa, entre ellos se puede citar al Báltico, del Norte, de Irlanda, Caspio y Cantábrico; además del Tirreno, Adriático, Negro, Jónico y Egeo, que son prolongaciones del mar Mediterráneo.

En las cordilleras o partes altas del continente, nacen los ríos que mantienen su caudal durante todo el año debido a las constantes lluvias y al deshielo de las montañas; después de recorrer el territorio europeo vierten sus aguas en mares y océanos, es decir, en el mar Báltico, el Mediterráneo, el Negro y el océano Atlántico.

Entre los ríos más sobresalientes encontramos el Volga con 3,690 km. de recorrido, razón por la cual se considera el más largo de Europa; el Danubio que nace en Alemania y sirve de frontera entre Rumania y Bulgaria, atraviesa productivas áreas agrícolas de ocho países. Los ríos Rhin (que nace en los Alpes), Ruhr y Elba forman la red fluvial alemana, considerada la más importante de Europa por permitir la comunicación entre las regiones centrales y las costas del mar del Norte.

Los ríos Sena, Loira y Rádano, localizados en Francia, están unidos por canales artificiales a lo largo de 5,000 km., hecho que constituye una de las maravillas de ingeniería del ser humano, que complementó la obra de la naturaleza para facilitar el intercambio comercial.

De acuerdo a su latitud, a Europa le corresponden los climas fríos y los templados, sin embargo, debido a la presencia de corrientes marinas cálidas y a que el continente está rodeado, en su mayor parte, por mares, dominan estos últimos, es decir, los templados.

A continuación se mencionan los climas principales, su ubicación y vegetación que caracteriza a cada uno de ellos.

Clima Característica Localización Vegetación
Templado húmedo Lluvias todo el año, veranos e inviernos suaves. Península Ibérica, la mitad de Francia, Bélgica, Holanda, Islas Británicas, Dinamarca, Escandinavia y parte de Alemania. Bosque mixto (encinos, fresnos, hayas y robles). Pradera.
Templado mediterráneo Lluvias torrenciales en invierno y veranos secos y cálidos. Costas del mar Mediterráneo.

 

Mediterráneo o maqui (pastos cortos y matorrales adaptados a la sequia).
Seco esteparío Lluvias escasas con temperatura extremosas. Sureste de Europa, (región del Cáucaso, Ucrania, etc.) Estepa y Praderas.
Frío Lluvias todo el año, temperaturas bajas tanto en verano como en invierno. Norte y Este de Europa.

 

Bosques de pino, abetos o abedules.
Polar de alta montaña Nieve permanente. Cumbre montañosas de los Alpes y de los montes Cáucaso. Líquenes y musgos.
Polar de tundra Hielo total en invierno que se derrite en verano para formar zonas lacustres pantanosas. Alpes Escandinavos y el extremo del continente. Líquenes y musgos.